Pintura Impresionista

Pintores impresinistas españoles en el museo de Arte Contemporáneo de Herrera De Pisuerga
pintura impresionista española pintores impresionistas españoles en el museo de arte contemporaneo de palencia
pintura impresionista española pintores impresionistas españoles en el museo de arte contemporaneo de palencia

Arte Impresionista

El Impresionismo
El Impresionismo es un movimiento pictórico que surge en Francia a finales del S. XIX en contra de las fórmulas artísticas impuestas por la Academia Francesa de Bellas Artes, que fijaba los modelos a seguir y patrocinaba las exposiciones oficiales en el Salón parisino. El objetivo de los impresionistas era conseguir una representación del mundo espontánea y directa.
El Impresionismo y La Pintura Impresionista
El Impresionismo parten del análisis de la realidad. Hasta ahora la pintura reproducía un escenario en el que ocurría un acontecimiento que conformaba el mensaje para el espectador. Ahora, se quiere que la obra reproduzca la percepción visual del autor en un momento determinado, la luz y el color real que emana de la naturaleza en el instante en el que el artista lo contempla. Se centrarán en los efectos que produce la luz natural sobre los objetos y no en la representación exacta de sus formas ya que la luz tiende a difuminar los contornos. Ven colores que conforman cosas, y esto es lo que plasman, formas compuestas por colores que varían en función de las condiciones atmosféricas y de la intensidad de la luz. Todo esto hace que elaboren una serie de un mismo objeto en diferentes circunstancias atmosféricas y temporales, no les importa el objeto, sino las variaciones cromáticas que sufre éste a lo largo del día.
Colección de Arte Impresionista
Los impresionistas eliminaron los detalles minuciosos y tan sólo sugirieron las formas, empleando para ello los colores primarios (azul, rojo y amarillo) y los complementarios (naranja, verde y violeta). Consiguieron ofrecer una ilusión de la realidad aplicando directamente sobre el lienzo pinceladas de color cortas y yuxtapuestas. Aunque los hallazgos del impresionismo francés resultaron decisivos para la pintura del S. XX, conceptos como los de luz y color se encontraban ya en la pintura veneciana de mediados del S. XVI. Efectos que también están presentes en obras realizadas por Hals, Velázquez y Goya. Los antecedentes inmediatos los encontramos en los pintores como John Constable, Turner, Corot y en la escuela de Barbizón, con su aportación de la pintura al aire libre.
Impresionismo Modernista
El término impresionistas les fue impuesto de modo peyorativo por el crítico Louis Leroy al ver la obra de Monet Impresión atardecer o Impresión sol naciente en la exposición de 1874. Lo habitual era exponer en el Salón Oficial, pero los nuevos artistas, conocidos como "Los Rechazados", tenían que buscar lugares alternativos donde les permitieran exhibir sus obras. Así, la primera exposición impresionista tuvo lugar el 15 de Abril de 1874 en el Salón del fotógrafo Nadar. Las figuras principales del movimiento fueron Eduard Manet, Degas, Claude Monet, Auguste Renoir, Morisot, Pisarro y Sisley.
Eduard Manet (1832-1883)
Se sitúa a caballo entre el realismo y el Impresionismo. Muchos han clasificado su estilo como naturalista porque se basa en la observación de la realidad y su plasmación sin alteración alguna. Representa la vida tal cual, sin adorno ni metáfora. Por ello sus obras suscitan escándalos y polémicas como en su Desayuno sobre la hierba que provocó la hostilidad de los críticos conservadores. El tema ya contaba con antecedentes en el Renacimiento, pero Manet lo interpreta adecuándolo a la modernidad.

Lo mismo sucede con Olimpia, para su desnudo no necesitó diosas ni musas como en el Renacimiento y en el Barroco, sino que representaba el desnudo de una prostituta, una mujer de la vida contemporánea. Para captar la realidad y la fugacidad utilizó la pincelada rápida y empastada, rasgo que identificará al Impresionismo. Por ello podría decirse que Manet fue el auténtico precursor del impresionismo

Monet (1840-1926)
Es uno de los pintores que más contribuye al movimiento. Nunca derivó hacia otras corrientes artísticas, sino que se mantuvo fiel al Impresionismo hasta su muerte. Su máxima preocupación es plasmar la vibración cromático-lumínica en sus lienzos. La luz engendra el color y la forma. Sus temas preferidos son las marinas, las escenas fluviales y los paisajes. Ejemplos: Impresión atardecer, Regatas en Argentuil, Las amapolas, Paseo con sombrilla, La estación de San Lázaro, La Catedral de Rouen.
Degas (1834-1917)
Es un impresionista más de la forma que del color. Es un hábil dibujante, le preocupó captar el movimiento con fidelidad, de ahí que desarrollara temas como las bailarinas y las carreras de caballos. Es un gran observador de la mujer, capta las posturas más insólitas, las poses naturales e instantáneas. Algunas de sus obras son: Clase de danza, La bebedora de ajenjo, Bailarina en la escena, Planchadores, Carreras. Cultivó el dibujo en detrimento del color, por lo que no armonizó bien con el Impresionismo, y tampoco con las tendencias conservadoras por sus temas contemporáneos.
Renoir (1841-1919)
Ofrece una interpretación más sensual del Impresionismo. Se pone en relación con los pintores del S. XVIII que mostraban la sociedad galante del Rococó. En sus creaciones muestra la alegría de vivir, incluso cuando los protagonistas son trabajadores. Siempre son personajes que se divierten, en una naturaleza agradable. Trató temas de flores, escenas dulces de niños y mujeres y sobre todo el desnudo femenino, que recuerda a Rubens por las formas gruesas. Renoir posee una vibrante y luminosa paleta que hace de él un impresionista muy especial. El palco, El columpio, El Moulin de la Galette, Le dèjeuner des canotiers, Bañistas, son sus obras más representativas.
Otros pintores del impresionimso
Tan fiel como Monet a la técnica del Impresionismo se mantuvo Sisley (1839-1899), que fue exclusivamente un pintor paisajista y será Pisarro (1830- 1903), quien lleve hasta las últimas consecuencias el estudio de la luz y el color llegando al post-impresionismo y al puntillismo. Los autores impresionistas no tenían conciencia de grupo, aunque todos reivindican la libertad a la hora de seleccionar el motivo pictórico, cada uno plasmará lo que ve. Es un arte íntimo arraigado en el sentimiento de la originalidad individual, que se inicia con las vivencias personales y con las experiencias en soledad. A principios de 1880 estas diferencias estilísticas y las cuestiones personales comenzaron a agudizarse y el Impresionismo como movimiento de vanguardia acabó diluyéndose. De sus cenizas comenzaron a gestarse las propuestas de otros artistas que darán lugar al post-impresionismo y al neoimpresionismo.
El Impresionismo Español
En España, el Impresionismo tuvo varios seguidores que manifestaron su preocupación por la luz. Entre ellos destacan Regoyos, Sorolla, Rusiñol y Casas.
La influencia de Carlos de Haes fue decisiva en la pintura paisajística española. Haes fue un pintor belga afincado en España, que se dedicó a enseñar pintura de paisaje en la Escuela de San Fernando, promoviendo la reproducción fiel de la naturaleza siguiendo la tradición de Barbizón. Durante la segunda mitad del siglo XIX, el impresionismo tiene en España algunos seguidores como Beruete o Regoyos, que fueron alumnos suyos.Sin embargo, muchos pintores españoles irán a estudiar a París y a Bruselas, donde entran en contacto directo con la pintura al aire libre. Es el caso de Adolfo Guiard, Darío de Regoyos, Ramón Casas o Santiago Rusiñol. Será entre 1886 y 1890, cuando los artistas regresan de París y Bruselas, el momento de recepción de las aportaciones del impresionismo y postimpresionismo.
Aureliano Beruete (1845-1912)
La búsqueda de una representación más moderna, le lleva a incorporar la técnica impresionista a sus paisajes. Se caracteriza por una pincelada vasta, pesada y dura, destacando el colorido terroso. Algunas de sus obras son Vista de la Vega Baja desde el Cambrón y Vista del Guadarrama.
Adolfo Guiard (1860-1916)
Su estancia en París, entre 1878 y 1886, fue decisiva, ya que allí conoció y entabló relación con Degas, acercándose al impresionismo. A su vuelta de París, su estilo ya está definido. Usa la gama de colores y los contrastes de los impresionistas y sus composiciones siguen los enfoques y las perspectivas de Degas. Representará cualquier tema tomado de la realidad, escenas de la vida cotidiana. Ejemplos: Cazadores en la estación del Norte y El grumete.
Anselmo Guinea Ugalde (1854-1906)
Era un artista consolidado, con un estilo académico, cuando en su madurez y tras un viaje a París, asimila el impresionismo. El primer cuadro en el que sigue esta técnica es Cristiano. Otras pinturas de su etapa impresionista son: Gente, Puente de Roma e Idilio en Arratia.
José Salís Camino (1863-1927)
Es uno de los más puros impresionistas de nuestra pintura de paisaje. Sus temas están sacados de la realidad, su paleta es clara, luminosa y su pincelada rápida y segura.
Darío Regoyos (1857-1913)
Nació en Ribadesella y se formó en la Escuela de San Fernando con Carlos de Haes. Se trasladó a París y a Bruselas y finalmente se estableció en el País Vasco.Conoció el impresionismo al entablar contacto con Degas, Monet, Pisarro y Signac y usará las nuevas técnicas para expresarse en un lenguaje propio.

Recorrió toda la península buscando nuevas temáticas y posibilidades lumínicas para su obra. Destacan los escenarios castellanos que serán una constante y en concreto la ciudad de Burgos.

Su interés por las calidades lumínicas queda de manifiesto en Claro de luna, donde mezcla la iluminación artificial con el esplendor de la luna para ofrecer una bella vista de la catedral de Burgos. Regoyos es fundamentalmente paisajista, aunque en sus paisajes también aparecen figuras humanas que se integran en el entorno que las rodea.

Esta asociación entre el paisaje y las figuras, la podemos ver en Viento del Sur, donde representa una iglesia entre casas bajas, en un campo seco, y al viento arrastrando las ropas y los velos de varias mujeres.

En Mercado de Dax reproduce un típico mercado de pueblo, con los diversos tenderetes que forman la calle por la que se agrupa la gente.

Tempestad en el Pirineo, es uno de esos escasos paisajes suyos en los que sólo hay naturaleza. El hombre rara vez estaba ausente en sus pinturas, ya que si no figuraba con su presencia física, lo hacía con sus obras: barcos, carros, casas, sembrados… Ejemplo, Capilla Real de Granada o Castillo de Mota.

Entre sus retratos, destaca el de Doña Dolores Otaño, que aparece sentada, leyendo un libro. En él practica la técnica puntillista.

Francisco Gimeno (1858-1927)
Realizó numerosos paisajes, aunque también pintó figuras, interiores, bodegones, como por ejemplo, Niño y perro, que refleja un ambiente doméstico espontáneo, como si fuera una escena real. Sus paisajes se centran en Cataluña y prefiere los ambientes rurales. Ejemplo, El velado, Agua brava o Huertos. Su técnica es segura y vigorosa, la pincelada es densa y los efectos de la luz son atrevidos.
Ramón Casas (1866-1932)
En su viaje a París coincide con la exposición de los impresionistas de 1882. En su paleta predominan las tonalidades frías, grises y de empaste ligero. Su paleta limpia y jugosa, transmite la luminosidad y lo fugaz de cada momento. Su cuadro más famoso es Plein air, donde aparece una mujer joven sentada en la mesa de un café al aire libre. Lo más destacado de esta obra es su compleja composición espacial.

La sensación de profundidad queda marcada con la silla vacía del primer plano, la figura femenina sentada y la figura masculina al fondo. Las figuras están bien delimitadas pero las formas se disuelven en los edificios del fondo que no son más que manchas de color.

Ramón Casas también pintó a la multitud, como en Plaza de toros, El Baile de la Tarde, Garrote vil o La Salida de la procesión del Corpus de Santa María del Mar. Plaza de toros es una obra muy colorista y con toque abocetado en el público del graderío. Baile de la Tarde es un espacio abierto con toldo donde se agrupan las parejas que bailan mientras los espectadores permanecen sentados.

Santiago Rusiñol Prats (1861-1931)
Bajo las premisas del impresionismo pintó los rincones del París más popular, como es el barrio de Montmartre. Ejemplos, Vistas de Montmartre en invierno o El café de Montmartre. A su regreso de París, abandonó los barrios pobres y se dedicó al paisaje. Deja los tonos grises y su paleta se hace más empastada y rica. Se convirtió en el pintor de los jardines, sobre todo los de Granada, Sevilla y Aranjuez. Jardín de Aranjuez o Muralla verde. Casas y Rusiñol renuevan completamente el panorama artístico catalán y dan paso a una nueva corriente, el modernismo.
Exposiciones En España
  Exposiciones en Madrid
Exposiciones en Barcelona
Exposiciones en Valencia
Exposiciones en Sevilla
Exposiciones en Zaragoza
Exposiciones en Málaga
Exposiciones en Murcia
Exposiciones en Palma de Mallorca
Exposiciones en Las Palmas de Gran Canaria
Exposiciones en Bilbao
Exposiciones en Alicante
Exposiciones en Córdoba
Exposiciones en Valladolid
Exposiciones en Vigo
Exposiciones en Gijón
Exposiciones en Hospitalet de Llobregat
Exposiciones en A Coruña
Exposiciones en Granada
Exposiciones en Vitoria-Gasteiz
Exposiciones en Elche
Exposiciones en Oviedo
Exposiciones en Santa Cruz de Tenerife
Exposiciones en Badalona
Exposiciones en Cartagena
Exposiciones en Terrassa
Exposiciones en Jerez de la Frontera
Exposiciones en Sabadell
Exposiciones en Móstoles
Exposiciones en Alcalá de Henares
Exposiciones en Fuenlabrada
Exposiciones en Pamplona
Exposiciones en Almería
Exposiciones en Leganés
  Exposiciones en San Sebastián
Exposiciones en Castellón de la Plana
Exposiciones en Santander
Exposiciones en Burgos
Exposiciones en Albacete
Exposiciones en Getafe
Exposiciones en Alcorcón
Exposiciones en Salamanca
Exposiciones en La Laguna
Exposiciones en Logroño
Exposiciones en Badajoz
Exposiciones en Huelva
Exposiciones en Marbella
Exposiciones en Lleida
Exposiciones en Tarragona
Exposiciones en León
Exposiciones en Dos Hermanas
Exposiciones en Cádiz
Exposiciones en Mataró
Exposiciones en Torrejón de Ardoz
Exposiciones en Parla
Exposiciones en Santa Coloma de Gramenet
Exposiciones en Algeciras
Exposiciones en Jaén
Exposiciones en Alcobendas
Exposiciones en Ourense
Exposiciones en Reus
Exposiciones en Torrevieja
Exposiciones en Telde
Exposiciones en Barakaldo
Exposiciones en Lugo
Exposiciones en San Fernando
Exposiciones en Girona
  Exposiciones en Santiago de Compostela
Exposiciones en Cáceres
Exposiciones en Lorca
Exposiciones en Coslada
Exposiciones en Roquetas de Mar
Exposiciones en Las Rozas de Madrid
Exposiciones en El Puerto de Santa María
Exposiciones en Orihuela
Exposiciones en Talavera de la Reina
Exposiciones en Cornellà de Llobregat
Exposiciones en Guadalajara
Exposiciones en El Ejido
Exposiciones en Avilés
Exposiciones en Sant Cugat del Vallès
Exposiciones en Toledo
Exposiciones en Pozuelo de Alarcón
Exposiciones en Sant Boi de Llobregat
Exposiciones en Pontevedra
Exposiciones en Ceuta
Exposiciones en Palencia
Exposiciones en Torrent
Exposiciones en Getxo
Exposiciones en Chiclana de la Frontera
Exposiciones en San Sebastián de los Reyes
Exposiciones en Mijas
Exposiciones en Gandía
Exposiciones en Melilla
Exposiciones en Vélez-Málaga
Exposiciones en Manresa
Exposiciones en Arona
Exposiciones en Ciudad Real
Exposiciones en Fuengirola
Exposiciones en Rubí
impresionismo@museoartecontemporaneo.com
museo de arte contemporaneo
Plaza De José Antonio Girón, 9
34400 Herrera de Pisuerga - Palencia